AGUA POTABLE DE CALIDAD PARA TODOS

Por: Dora Lucía Hernández
Asesora en Servicios Públicos
PROMUDEL/GFA
dhernandez@promudel-gtz.net

El control sanitario de los servicios de abastecimiento de agua para consumo humano corresponde a los Prestadores de servicios, es decir, a las municipalidades. Este control puede efectuarse a través de los instrumentos que las municipalidades consideren más adecuados para asegurar que el servicio cumpla con las normas sanitarias establecidas en el acuerdo Gubernativo No. 113-2009 “Reglamento de Normas Sanitarias para la Administración, Construcción, Operación y Mantenimiento de los Servicios de Abastecimiento de Agua para Consumo Humano”, el cual se encuentra en vigencia desde el 29 de abril de 2009.
Aunque las municipalidades pueden realizar su control de calidad de agua según sus posibilidades, deben contar con un mínimo de tres puntos de control de la calidad del agua abastecida, por ejemplo: tanque de captación, tanque de distribución y un punto final de la línea de distribución (un usuario), que sean representativos de la red de distribución. Para vigilancia y control de la calidad del agua debe acatarse lo contenido en la Norma Guatemalteca obligatoria de especificaciones COGUANOR NGO 29001, 1ª revisión.
En dicha norma se establece la frecuencia mínima para el muestreo de los análisis de E1 y E2, así como los métodos para dichos muestreos. La cantidad de muestras que deben tomarse al año están proporcionalmente relacionas con la población que se abastece del sistema de agua.
El análisis E1, corresponde al programa de análisis básico, fácilmente ejecutable por cada laboratorio de control de calidad autorizado. Los análisis en esta etapa de control son: Coliforme fecal, cloro residual.
El análisis E2, corresponde al programa de análisis normal y comprende la ejecución de los análisis de la etapa anterior ampliado con: olor, sabor, color, turbiedad, temperatura, pH, conductividad, cloruros, dureza, sulfatos, calcio, magnesio, nitratos, nitritos, hierro, manganeso.
Existe un tercer análisis, el E3, que corresponde a un programa de análisis avanzado de agua potable. Comprende la ejecución de los análisis de la segunda etapa, ampliado con: aluminio, cobre, sodio, potasio, amonio, fluoruro, arsénico, cadmio, cianuro, cromo, mercurio, níquel, antimonio, plomo, selenio, sulfuro de hidrogeno, zinc, sólidos totales disueltos, desinfectantes, subproductos de la desinfección y sustancias orgánicas (plaguicidas) de significado para la salud.
Los análisis E1 y E2, pueden llevarse a cabo mediante una buena gestión y coordinación con el Área de Salud local, sin ningún costo para las municipalidades.
Durante los meses de mayo y junio se realizaron en las municipalidades de Baja Verapaz, capacitaciones por parte de PROMUDEL a los encargados de las Oficinas de Servicios Públicos Municipales, sobre la calidad del agua y del monitoreo de la calidad del agua abastecida que deben realizar como municipalidad, además de realizarse practicas de tomas de muestras para análisis bacteriológicos por medio de un Kit de análisis por el método de presencia-ausencia.

Realización del Proceso de toma de muestras para el análisis E1 por Encargados de Oficinas de Servicios Públicos de las municipalidades de Baja Verapaz


Felipe Peláez, encargado de la OSP El Chol, hace la  toma de una muestra de agua desde el chorro de una vivienda para el análisis bacteriológico de Presencia-Ausencia.

Un empleado de la municipalidad de Granados, nos muestra el frasco lleno hasta 100ml, con el agua que se analizara, antes de agregar el reactivo y de ingresarla a la incubadora.

Jakelin Gómez, encargada de la OSP Purulhá, agrega el reactivo para el análisis bacteriológico. Este reactivo hará evidente la presencia de coliformes totales. Para realizar el análisis E1, se utilizo un kit de Merck, quien proporciona desde los insumos (frascos, reactivo) hasta los instrumentos (incubadora, lámpara UV, termómetro) para la realización de análisis bacteriológico de Presencia-Ausencia.

La muestra, luego de permanecer durante un tiempo mínimo de 24 horas en la incubadora, al presentar un color ámbar, interpretamos que presenta ausencia de coliformes totales, causantes de enfermedades en las personas.

Pero cuando por el contrario se torna en un color verde azul, esto se interpreta como la presencia de Coliformes totales, y la probable presencia de E. coli que generalmente se acompaña de una serie de patógenos causantes de enfermedades.

Celestino Cujá, encargado de la OSP Rabinal, realiza el muestreo y análisis de cloro residual. Por medio del kit empleado, el resultado del análisis es inmediato, y la lectura de los resultados se hace por medio de una escala de colores. En esta escala se indican los rangos aceptables dentro de los que se debe encontrar el agua para garantizar una buena calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: